El tiempo - Tutiempo.net
A los 15 años fue abusada por su profesor y hoy reclama justicia Foto ilustrativa.
Miércoles, 28 Octubre 2020 14:22

A los 15 años fue abusada por su profesor y hoy reclama justicia

Candela, una chica de Pilar, fue violada por un instructor de equitación. La joven, ahora de 26 años, se animó a visibilizar el hecho y busca acompañar a otras personas que hayan pasado por situaciones similares.

Candela fue abusada en reiteradas oportunidades por su instructor de equitación. Tenía 15 años e incluso en una oportunidad, su agresor la obligó a ir a un hotel, engañándola con que se trataba de una fiesta.

Candela hoy tiene 26 años y tras padecer consecuencias físicas y psíquicas se animó a contar lo que le sucedió, no solo para buscar justicia, sino para acompañar a personas que hayan pasado por la misma pesadilla.

Candela (este medio solo usará su nombre de pila para no revictimizarla) comenzó a practicar equitación desde muy pequeña, y a los 8 años, incluso, ya comenzó a participar de torneos nacionales.

Con el objeto de perfeccionar la práctica del deporte, la familia decidió buscar un profesor, "un jinete de categoría", como ella misma describe. Ese profesor fue Augusto, un reconocido instructor. Con él empezó a practicar dos veces por semana, primero en el Club Campo Chico, tras salir del colegio.

Luego, el hombre le propuso entrenar en el club Las Casuarinas del Pilar, donde aún da clases de equitación, al indicar que ese lugar ofrecía espacios "más cómodos".

“Salía del colegio e iba directo a este lugar para que me diera las clases. Ni pasaba por mi casa a cambiarme la ropa porque él me había asignado un espacio para que me pueda cambiar el uniforme del colegio, por la ropa de entrenamiento”, recuerda Candela, en una nota publicada en el Destapeweb.com.

"Empezó a pasar que me encerraba en el baño queriendo forzar mi voluntad reiteradas veces. Si le decía que ‘no’, no me daba las clases o me ignoraba”, añade la joven.

En 2018, Candela denunció a Augusto ante la Justicia. La pesadilla que vivió le dejó consecuencias físicas y psicológicas.

La causa, por el momento, está frenada por un pedido de nulidad del acusado, quien ya fue suspendido por la Federación Ecuestre Argentina (FEA) para todos los alcances de la práctica deportiva y profesional.

“Tenía tanta admiración por él porque me enseñaba mi pasión y no me animaba a decirles a mis papás nada de lo que me estaba pasando y todo se fue intensificando más hasta que a fines de 2010 me propone ir a una fiesta de cierre de año, que en realidad no existía, y me termina llevando engañada a un hotel al que también fue su socio y otra chica. Entramos a la habitación, él abusó de mí y salí de ahí llorando”, agrega Candela.

El testimonio de la otra chica a la que hace referencia Candela es vital para la causa, ya que además de ser testigo del hecho hay registros de entrada al hotel.

Durante largos años, Candela no pudo contar lo que le sucedió. Sufrió depresión, anorexia, bulimia, se alejó de sus amigos y amigas e incluso dejó de practicar equitación.

“Mis papás no sabían lo que me pasaba, estaba muy encerrada en mi casa y muy flaca, había abandonado la equitación. Empiezo a ir al psicólogo y aproximadamente a los tres años le cuento a mi psicóloga lo que pasó y después me animo a contarles a mis papás”, explica la joven.

“Me levanté y me puse fuerte, me animé a hacer la denuncia y me cambió la vida porque sentí que me había sacado un peso de encima”, añade, en relación a la presentación judicial que se tramita desde 2018 en la UFI de Violencia de Género de Pilar, a cargo de Carolina Carballido, donde denunció a "esa bestia”, como Candela define al violador.

La causa

Augusto está imputado por el delito de abuso sexual. Fuentes judiciales consignadas por el Destape no descartan que la carátula de la causa cambie a “abuso sexual agravado” por el aprovechamiento de él con respecto a la relación de poder profesor-alumna y los problemas de salud que aquejaron a la denunciante como consecuencia de los episodios de violencia sexual que sufrió. De ser condenado, la pena de prisión va de los 6 a los 15 años.

Es clave el testimonio de la otra joven, compañera de Candela y quien también estuvo en un hotel de Pilar. Otra prueba clave fue la reconstrucción que psicólogos y psiquiatras hicieron de la declaración de Candela, que corroboró cada una de las consecuencias sufridas.

No obstante, el acusado interpuso un planteo de nulidad, lo que mantiene frenada la causa.

Tras la apelación de la negativa de la fiscal al planteo del imputado, ahora es el Juez de Garantías Walter Saettone quien deberá resolver dicho planteo. Si también no da lugar al recurso interpuesto, la fiscalía estaría en condiciones de pedir la indagatoria de Augusto que, de acuerdo a la ley procesal bonaerense, implicará también su procesamiento.

Tras varios años de calvario, que hicieron mella en su salud física y mental, Candela al fin pudo contar lo que le pasó. Por ella y por los niños, niñas, adolescentes y mujeres que sufrieron o sufren abuso sexual.

“Él me cagó la vida por muchos años y no quiero que esto le pase a otras chicas, por suerte tengo una familia y amigos que me ayudaron a salir adelante. La pase muy mal; siento que necesito dejar un granito de arena y ayudar, porque esto te arruina la vida en segundos y si me quedo sin hacer nada me siento mal. Quiero hacer algo positivo y ayudar desde mi lado a otras mujeres”, enfatiza Candela, quien hace pocas semanas pudo volver a practicar equitación.


* Si sos víctima o conocés a alguien que sufra violencia de género llamá al 144, que brinda atención telefónica especializada. Gratuita, anónima, nacional y disponible las 24 horas del día, los 365 días del año.

Te puede interesar Policiales

No Internet Connection